Biografía de Gurdjieff

George Ivanovitch Gurdjieff tuvo una vida extraordinariamente rica. Nació en Armenia, el 13 de enero de 1866. Su madre era Armenia, y su padre, Ioannas Giorgiades,de origen griego. Gurdjieff realizó un extraordinario aporte a la humanidad, traduciendo conocimientos muy antiguos provenientes de Oriente a un lenguaje para el hombre y la mujer Occidental del Siglo XX y XXI. Se han escrito cantidades de estudios y memorias en relación a la figura de Gurdjieff, se lo cita en la Enciclopedia Brtitánica; en 1979 su libro autobiográfico Encuentros con Hombres Notables fue llevado al cine, en la película sobre la vida de Gurdjieff dirigida por Peter Brook; se dan seminarios sobre sus ideas en la Universidad de Oxford, entre otras de las grandes Universidades del mundo que acogen sus conceptos. De todos modos su influencia para la posteridad está aún en movimiento; sus producciones fueron 4 libros publicados, un ballet, 300 piezas para piano y alrededor de 100 danzas o Movimientos sagrados, y símbolos como por ejemplo el del Eneagrama que han servido de base a nuevos sistemas educativos y terapeuticos como el de Claudio Naranjo en la actualidad (que tal como él lo relata tomó de las enseñanzas de Gurdjieff). Gurdjieff fue el factor decisivo y vivificante de innumerables vidas, dan testimonio de ello sus discípulos que continuaron con su obra y el movimiento de Cuarto Camino para el desarrollo armónico del hombre.

Entre los discípulos más destacados de Gurdjieff encontramos a P. Ouspensky, Maurice Nicoll, Roadney Collin, Thomas Hartmann y Olga de Hartmann, J.G.Bennett, Jeanne de Salzmann, entre otros.

Gurdjieff enseño en Europa y Estados Unidos, aunque los alcances de su influencia se extienden a todos los continentes; de hecho en América Latina se ha continuado su legado a través de sus discípulos directos o indirectos de él como Roadney Collin (quien fuera secretario de Ouspensky y realizara viajes a la Argentina; hasta su fallecimiento en el Cuzco, Perú). A través del sistema del Cuarto Camino puede decirse que ha ampliado la psicología como el estudio del alma con el más amplio concepto de desarrollo del potencial humano. La continuidad de la aventura humana parece depender cada día más de este DESPERTAR que propugnaba Gurdjieff.

En 1949, realiza su última visita a los Estados Unidos para supervisar la edición de sus libros. Ese mismo año, su salud empeora y, tras realizar la coreografía de su ultimo «movimiento» (el N° 39), se desploma y es conducido al Hospital Americano de Neuilly. Rodeado de discípulos, falleció en la mañana del 29 de octubre y fue sepultado en Fontainebleau, Avon, junto a su madre y su esposa.

Luego de morir se produjo un apagón que dejó sin luz la catedral donde se velaba y sus inmediaciones. Señales de la naturaleza cuando un maestro se va. Después del solemne entierro, Jeanne de Salzmann dijo a sus discípulos:»Cuando un maestro como el señor Gurdjieff desaparece, no puede ser reemplazado».

En su infancia destaca su vida espartana imbuida por su padre, además de un complejo crecimiento con necesidades. El mismo autor en el libro Relatos de Belcebú, describe una vivencia con su abuela, que lo alertó cuando le dijo en su lecho de muerte “tú, el mayor de mis nietos, ¡escucha! y acuérdate siempre de mi última voluntad: en la vida, jamás hagas nada como los demás, o bien, no hagas nada en absoluto”.

De niño hablaba turco, armenio, ruso y griego. Estudió en la escuela municipal rusa, gracias a que despertó interés en el padre Borsh, un integrante de la Iglesia ortodoxa de alto rango, pero que vivía con modestia. Su familia le dijo a George que sería sacerdote o médico, así, el padre Borsh se encargó de entrenarlo en disciplinas como matemática, química, astronomía, historia, teología, anatomía y fisiología.

El viaje a Tiflis

Con 17 años se encuentra en Tiflis como empleado del ferrocarril. Conoce a su primeros compañeros con intereses en el ocultismo. Sarkis Pogossian y Abram Yelov son uno de ellos. El insistente interés de estos tres amigos por lo “paranormal” provocó que George Gurdjieff se encantara por la “búsqueda de la verdad” y pensaba que estos sistemas filosóficos estaban escondidos en alguna parte.

En las ruinas de Ani, encuentran la primera clave. Entre unos pergaminos descubren una referencia a la “Hermandad de Sarmung”, una sociedad secreta que sugería que había sido escuela de los aisores, entre Urmia y Kurdistán.

Gurdjieff decide viajar a este lugar para explorar, con la meta de encontrar un monasterio y ser aceptado en él.

Lo que sucede luego de esto es incierto, pasa 20 años entre el Cáucaso Sur y Asia, donde adquiere el pensamiento que sería plasmado en sus libros.
Encuentro con Hombres Notables

En el año impreciso de 1895, un grupo de arqueólogos, ingenieros, músicos y filósofos, siguen a Gurdjieff en viajes aleatorios. Se dice que contactó con líderes y poderosos de organizaciones herméticas, políticos, religiosos, místicos, ocultistas y filósofos, cuyo acceso era restringido para los hombres ordinarios. El príncipe ruso Yuri Liuboviedsky, se convierte en su mejor amigo, con quien compartió un mapa de Egipto “antes de las arenas”.

Entre 1898 y 1899, con los ojos vendados es conducido al Monasterio Sarmung, donde George Gurdjieff comprende a profundidad las Danzas Sagradas, el Eneagrama y los números. De esta experiencia no se tienen comprobantes históricos y el pensador no dio nunca la ubicación de este lugar, por ende, es tomado este evento como una alegoría.

El Tibet

Alrededor de 1900, en el Tibet estudió danzas rituales, medicina y técnicas psíquicas. Luego de una refriega entre tribus, regresa herido de bala y en este momento intensifica la búsqueda del autodominio, asumiendo el sentido de la responsabilidad.

Entonces sufre el “impulso esera” o amor a sus semejantes; la compasión irá de la mano de la sabiduría y busca el ideal del “buen egoísta”.

En Asia Central recibe por tercera vez un disparo debido a una pelea entre cosacos y gourianos.

El Cuarto Camino

Sus esfuerzos estuvieron orientados a la difusión del Cuarto Camino, una doctrina que forjó junto con Piotr Ouspenski, escritor ruso que apoyó a Gurdjieff en las enseñanzas de su pensamiento en el occidente.

En el libro con el mismo nombre, afirma la enseñanza, que el cuarto camino debe ser encontrado y su búsqueda no es fácil, ya que esta vía es más difícil a los otros tres caminos: el del faquir, un asceta dedicado a las pruebas físicas; el del monje, asceta dedicado a una religión domado por una vida solitaria a través de las emociones y el del Yogi, practicantes de yoga que se enfocan en el intelecto. Estos caminos, según George Gurdjieff, no conducían a nada, respuesta total a su disciplina pensadora, que le dictaba que ni la ciencia y la religión, le otorgaban respuestas a sus preguntas sobre la existencia. Por eso creía que se podía acceder al cuarto camino, un lugar fuera de este mundo donde se podía potenciar el desarrollo individual.

La diferencia entre los tres caminos y el cuarto, es que los primeros están sujetos a formas permanentes; el cuarto no tiene forma determinada, es la síntesis de las tres anteriores, es la comunión del faquir, monje y Yogi a la vez, el control con dedicación las pruebas físicas, emocionales y mentales.

El Instituto Gurdjieff

París termina siendo el lugar en el que Gurdjieff instala un Instituto en una mansión de aristocracia francesa. Apelando a su persuasión, logra un buen negocio para levantar su nueva sede (ya había probado con otras sedes en otros lugares fuera de Francia).

Se construyen salas de ejercicios físicos y danzas sagradas, un teatro, establos y casa de estudios. Se les denominó “Los filósofos del bosque”, dado que las instalaciones se encontraban en medio de bosques y jardines.

Opiniones divididas surgieron de esta congregación, pero logró que lo visitara la “inteligencia” europea. El 13 de diciembre de 1923 se realiza la primera presentación pública de las danzas sagradas en el teatro de los Campos Elíseos, recibiendo buenas críticas.

Posteriormente sus presentaciones las realiza en Nueva York y Chicago, logrando captar la atención de los periódicos del mundo.

El final

Camino a París en el verano de 1924 sufre un accidente casi fatal. Se recupera sin explicación científica, creando un halo de misticismo alrededor de este evento.

Cambia su labor totalmente, cierra el Instituto y se dedica a escribir Relatos de Belcebú a su nieto.

En 1926 muere su mujer Julia Ostrowska. Gurdjieff se sume en deudas. Inicia a producir su nuevo libro Encuentro con Hombres Notables, cuyas letras son llevadas al cine más tarde.

En 1933 pierde la mansión que albergó durante más de una década su Instituto.

Viaja a Estados Unidos por última vez en 1949, para supervisar sus libros. Su salud empeora y tras realizar la coreografía de su último “movimiento”, el No. 39, se desploma al suelo y es conducido al Hospital Americano de Neuilly, donde rodeado de discípulos dice sus últimas palabras.

“¡Os dejo metidos en un lío!”

Fue en la mañana del 29 de octubre de aquel 1949 cuando Gurdjieff abandonó los diálogos con la vida terrenal. Fue enterrado en Fontainebleau, Avon, al lado de su madre y de su esposa.

Al frente de la ceremonia, Jeanne de Salzmann, una de las pocas mujeres seguidoras de Gurdjieff, dijo a sus discípulos:

 

Follow by Email
YouTube
Instagram